Dominio del conocimiento

Impacto moderado, Muy bajo costo, Evidencia moderada

+5

Dominio del conocimiento

La enseñanza tradicional mantiene constante el tiempo dedicado a cierto tema, permitiendo que el dominio que tienen los alumnos sobre del contenido curricular varíe. El enfoque del dominio del conocimiento, en cambio, mantiene constante los resultados académicos, pero varía el tiempo requerido por los estudiante para llegar a ser competentes en tales objetivos.

El dominio del conocimiento divide tema y contenido del aprendizaje en unidades con objetivos claramente especificados que se desarrollan hasta ser alcanzados. Los estudiantes trabajan cada unidad en una serie de pasos secuenciales y deben demostrar un alto nivel de éxito en las evaluaciones, habitualmente alrededor de un 80%, antes de seguir a la siguiente unidad. Aquellos que no llegan al nivel requerido, reciben tutorías adicionales, asesorías de sus compañeros, trabajo en grupos pequeños o tareas, hasta que alcanzan el nivel deseado.

¿Cuán efectiva es la intervención?

Existe una cantidad de meta-análisis indicando que, en promedio, el dominio del conocimiento es efectivo, aportando cinco meses adicionales de aprendizaje en el transcurso de un año, en comparación con estrategias de intervención tradicionales.

Los efectos del dominio del conocimiento tienden a agruparse en dos niveles: algunos estudios que muestran poco o ningún impacto un beneficio de hasta seis meses adicionales de aprendizaje. Esta variación indica que es un desafío hacer que el dominio del conocimiento funcione eficazmente.

El dominio del conocimiento parece ser especialmente efectivo cuando los estudiantes trabajan en grupos o equipos y se hacen responsables de apoyarse mutuamente (ver Aprendizaje Colaborativo y Tutoría entre pares). También parece ser importante que se establezca como meta un nivel alto de éxito (generalmente entre 80% a 90% en la prueba pertinente). Cuando cada estudiante trabaja a su propio ritmo, en vez de trabajar como parte de un grupo o de una clase, parece ser mucho menos efectivo (ver también Enseñanza Personalizada).

El dominio del conocimiento también puede ser más efectivo cuando se usa como una estrategia educacional ocasional o adicional: programas con duraciones de menos de 12 semanas tienden a reportar mayor impacto que programas más largos. Los colegios podrían usar dominio del conocimiento para temas o conceptos especialmente complicados y no para todas las clases.

Estudiantes de bajo rendimiento pueden obtener más beneficios de esta estrategia que los de mayor rendimiento, equivalente a uno o dos meses adicionales de aprendizaje, lo que hace que el dominio del conocimiento sea una estrategia promisoria para disminuir la brecha entre estudiantes de alto y bajo rendimiento. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los profesores también deben planificar con cuidado cómo manejar el tiempo de los estudiantes de mayor rendimiento.

Evidencia en América Latina:

La investigación sobre el dominio del conocimiento es escasa en América Latina y el Caribe. Un estudio realizado en Chile con una muestra de 175 estudiantes no muestra un efecto significativo de esta intervención sobre los resultados del aprendizaje. Usando un diseño experimental, este estudio concluye que al comparar los logros alcanzados por los estudiantes sujetos a las estrategias de intervención en relación a los del grupo de comparación, quienes recibieron instrucción convencional, no existían diferencias estadísticamente significativas.

Se requieren más estudios en la región para conocer el efecto del dominio del conocimiento sobre los resultados en el aprendizaje de los estudiantes. La falta de evidencia regional sugiere que las escuelas que deseen poner en práctica intervenciones de dominio del conocimiento deben considerar especialmente cómo estas prácticas pueden ser implementadas en un contexto latinoamericano.

¿Cuán segura es la evidencia?

En general, la evidencia es vista como de seguridad moderada. Existe mucha investigación sobre el impacto del dominio del conocimiento, aunque gran parte es relativamente obsoleta y los resultados no son consistentes. Además, la mayor parte de los meta-análisis centrados en el dominio del conocimiento, usan técnicas estadísticas que pueden ser menos precisas.

A pesar de estas potenciales limitaciones, el tamaño promedio del efecto es consistente con un estudio más reciente en EE.UU., que concluyó que las estrategias de intervención del dominio del conocimiento pueden traducirse en seis meses o más de progreso en el aprendizaje en matemáticas para estudiantes de 13 a 14 años.

¿Cuál es el costo?

Pocos recursos adicionales son necesitados para introducir el enfoque del dominio del aprendizaje. Desarrollo profesional y apoyo para los equipos administrativos es recomendado, especialmente en las etapas tempranas en que se está configurando el programa. Esto no debería resultar en costos adicionales si las escuelas usan el personal existente, pero los profesores deberán pensar cuidadosamente sobre el apoyo extra que requerirán.

¿Qué debería considerar?

Antes de implementar esta estrategia en su escuela o espacio educativo, considere lo siguiente:

  1. La implementación del dominio del conocimiento no es directa. ¿Cómo va a planear los cambios y evaluar si el enfoque resulta exitoso en su contexto?

  2. Un alto grado de éxito debiese ser requerido antes de que los alumnos partan con nuevo contenido. ¿Cómo va a monitorear y comunica el progreso de los estudiantes?

  3. ¿Cómo va a proveer oportunidades a los alumnos para que se hagan responsables de ayudarse unos a otros en el dominio del contenido?

  4. El dominio del conocimiento parece ser efectivo como una estrategia educativa adicional. ¿Cómo va a decidir qué tópicos y conceptos son apropiados para un enfoque de dominio del conocimiento?

    5. ¿Cómo proporcionará apoyo adicional a los estudiantes que tarden más en alcanzar el nivel de conocimiento requerido para cada unidad?

Copyright © [2016] The Education Endowment Foundation. All rights reserved.

(*)Síntesis elaborada por SUMMA a partir de la revisión sistemática de investigaciones académicas realizadas en la región.