Noticia

COMPARTIR

Poniendo a los docentes en primer lugar: el desarrollo profesional en América Latina y el Caribe

Créditos: GPE/Kelley Lynch

 

Publicado en el blog de GPE KIX

Este blog muestra el relato de primera mano de una maestra de escuela primaria, proveniente de un contexto rural en Honduras. La historia de Silvia proviene de un estudio de caso producido por un proyecto financiado por el IDRC sobre Desarrollo profesional docente – Apoyando el desarrollo profesional docente a escala – que explora las experiencias de aprendizaje profesional durante la pandemia. También toma conocimientos de la investigación de otros dos proyectos financiados por KIX: Adaptación y ampliación de los enfoques de desarrollo profesional docente en Ghana, Honduras y Uzbekistán y el Centro regional KIX de América Latina y el Caribe.

Silvia es una joven maestra de escuela primaria en una escuela rural remota en Honduras.  Silvia tiene un título universitario y un título de profesora. A lo largo de los años, Silvia ha adquirido titulaciones profesionales adicionales en TIC, inglés y gestión de recursos humanos.

Junto con otra profesora, Silvia imparte clases y dirige una escuela de 30 alumnos de 1º a 9º grado. La escuela tiene muy pocos recursos, dejando a Silvia solo con su teléfono móvil y computadora personal para la comunicación personal y comercial.

Cuando llegó el COVID-19, la vida de Silvia se convirtió en un caos. La enseñanza se convirtió en una pesadilla. Nunca se había capacitado para impartir enseñanza en línea y carecía de acceso a recursos didácticos relevantes. Sus alumnos no pudieron asistir a clases en línea porque la mayoría de los padres no tenían teléfonos inteligentes o no tenían habilidades para operar plataformas de aprendizaje en línea. En el peor de los casos, carecían por completo de los medios para mantener a sus hijos.

La historia de Silvia es un relato de los desafíos del Desarrollo Profesional Docente (TPD, por sus siglas en inglés) en América Latina y el Caribe (ALC), especialmente para los docentes que se encuentran en áreas rurales remotas, con acceso tecnológico limitado o nulo.

Pero incluso para los profesores de las zonas urbanas, también existen importantes desafíos tecnológicos, de electricidad y de conectividad a Internet. Para muchos, como Silvia, que necesitaban acceder a materiales en línea y nuevas habilidades digitales para continuar enseñando utilizando plataformas en línea, los desafíos de la pandemia no han tenido precedentes. 

El legado de un buen maestro se puede encontrar en cada adulto exitoso. “Un maestro es una variable importante en la calidad de la educación a nivel de aula”, dice Rafer Gordon, experto en educación de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO). Lo declaró al hablar en un seminario web de Conversaciones de KIX  – una serie de reuniones realizadas exclusivamente por el centro KIX LAC.

Gordon dice que en América Latina y el Caribe “los buenos maestros siguen beneficiando a los estudiantes durante al menos dos años después de que dejan de enseñarles. La calidad de los docentes puede cerrar la brecha de rendimiento en las escuelas primarias y secundarias”. “Pero la investigación ha demostrado que la mayoría de los docentes en la región de ALC no están capacitados en pedagogía; la evaluación y el crecimiento no se llevan a cabo de forma sistemática; y hay una falta de redes, entrenamiento y estándares ”, agrega Gordon.

En el mismo seminario web, Denise Vaillant, Directora Académica del Instituto de Educación de la Universidad de Uruguay, estuvo de acuerdo con la evaluación de Gordon. “Los maestros necesitan desarrollarse constantemente en su profesión y adaptarse y adoptar nuevas formas de enseñar. COVID-19 está visibilizando lo que era invisible, la brecha de desigualdad se está ampliando y los docentes necesitan una formación continua para adaptarse a sus nuevos contextos”.

Sin embargo, los profesores como Silvia, que más necesitan de desarrollo profesional docente, se ven obligados a renunciar a las oportunidades de formación cuando surgen.  “Nos sacan de la escuela y como la mayoría de las escuelas rurales tienen menos profesores, los estudiantes se quedan solos”, dice Silvia. “Esa es la parte con la que nunca he estado de acuerdo: no puedo dejar la escuela y los niños sin supervisión”.

Muchos maestros se quedan fuera del desarrollo profesional docente debido a conflictos entre la capacitación y los horarios de trabajo, la falta de oportunidades y los recursos de capacitación. “El TPD debe valorarse como una dimensión indispensable de la vida laboral de los docentes”, dice Gordon. “No debe verse como un complemento, sino como parte integral del trabajo que se está realizando”.

Parte del problema es que el desarrollo profesional docente a menudo no se ajusta a las necesidades de los profesores, lo que deja a profesores como Silvia para que tomen dicho desarrollo profesional en sus propias manos. “El TPD en la región de ALC ha fallado porque los modelos actualmente vigentes no son los más estratégicos”, dice Vaillant. “Los maestros siguen modelos de enseñanza que ven en las escuelas más allá de lo que han aprendido en los institutos de formación”.  Ella cree que el desarrollo profesional docente debe estar alineado con las necesidades de los maestros en diferentes etapas de sus vidas “desde que ingresan a la docencia hasta que se jubilan”.  Vaillant recomienda “Repensar el TPD para la región de ALC (de una manera que) reconozca los contextos cambiantes en los que operan los maestros, sus limitaciones de recursos, e introduzca innovaciones”.

El Intercambio en Conocimiento e Innovación (KIX) de la Alianza Global para la Educación está apoyando soluciones en la región a través de financiamiento para un proyecto llamado Adaptación y ampliación de los enfoques de desarrollo profesional docente en Ghana, Honduras y Uzbekistán. El proyecto, también conocido como [email protected] en forma abreviada, está introduciendo nuevas formas de trabajar en el desarrollo profesional docente y “tiene como objetivo producir y compartir conocimientos para influir en la formulación de políticas y apoyar el desarrollo de capacidades”, dice Dante Castillo, quien dirige la investigación de KIX en Honduras.

Como todas las actividades de KIX, la investigación comienza con las necesidades de los usuarios. En Honduras, un análisis contextual ha ayudado a identificar las necesidades de TIC de los docentes en áreas rurales, semiurbanas y urbanas, así como de las instituciones gubernamentales responsables del desarrollo profesional docente. La investigación analiza los modelos actuales de desarrollo profesional docente, cómo los maestros acceden al contenido (y con qué dispositivos), qué apoyo de pares y expertos está disponible para ellos y cómo los líderes escolares juegan un papel en el apoyo a las iniciativas de TPD.

[email protected] está diseñando a escala, ensayando lo que funciona en los diferentes contextos del país y mejorando el diseño para la aplicación local”, dice Victoria Tinio, líder del proyecto [email protected]

Honduras está finalizando el diseño de diferentes modelos y comenzará la primera fase de pruebas de campo en octubre de 2021 con 40 docentes. La Fase Dos comenzará en febrero de 2022 y llegará a un total de 750 maestros.

A través de este proyecto, “KIX tiene como objetivo exponer a los docentes a los modelos de TPD que mejor se adapten a ellos, que estén basados ​​en la evidencia y, lo más importante, que pongan al docente al centro del TPD”, dice Castillo. “Estamos diseñando modelos que responden a las necesidades de los maestros y son interactivos en lugar de ‘hablar con’ los maestros”. Los maestros deben ser dueños del proceso, las innovaciones deben tener sentido y los maestros deben estar convencidos de que la innovación marcará una diferencia en su práctica.

Las tecnologías mejoradas son la clave para la ampliación de la escala, para llegar y capacitar a un mayor número de maestros anualmente. Además, el desarrollo de tecnologías de la información y la comunicación es clave. “Las TIC facilitan el intercambio de experiencia y conocimientos y ayudan a superar el aislamiento provocado por la pandemia”, dice el Dr. Didacus Jules, Director de la Organización OECO.

Panorama de la Educación 2020 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos señala que el desarrollo profesional docente ayuda a los maestros a mejorar sus habilidades y a ser más profesionales en diferentes niveles de sus carreras. El informe recomienda a los líderes gubernamentales y escolares que refuercen el apoyo a las iniciativas de desarrollo profesional docente para obtener mejores resultados de aprendizaje para los estudiantes.

El mundo está en constante cambio y los maestros deben adaptarse y adquirir nuevas habilidades para hacer frente a los desafíos de aprendizaje provocados por estos cambios. Si bien el valor del desarrollo profesional docente es indiscutible, las partes interesadas en el seminario web Conversaciones de KIX LAC sobre desarrollo profesional docente hicieron un llamado a una evaluación del impacto de los programas de TPD y si de hecho están conduciendo a los resultados deseados en la enseñanza y el aprendizaje. 

KIX está contribuyendo a generar evidencia y profundizar el intercambio de conocimientos sobre innovaciones. Según Jules, “el conocimiento que se asienta de forma segura sobre una base de datos es la moneda más importante en el ámbito internacional que aumenta exponencialmente a medida que se comparte libremente, a diferencia de otras formas de riqueza que disminuyen a medida que se comparten”.